Primitiva López, una Linasina de 98 años

Primitiva López Otal nació el 24 de febrero de 1910 en Otal, en casa Mateo. Su pueblo natal, actualmente deshabitado, pertenece al municipio de Broto y se encuentra a 1465 m de altura, siendo el pueblo situado a mayor altitud de todo el Pirineo occidental.
Asegura sentirse Linasina. Hoy quiere contarnos sobre su vida, su pueblo y sus quehaceres cotidianos.

…"Mi abuela aunque pequeñeta de estatura es muy nerviosa e inquieta de personalidad. A su edad, 98 años, aún se interesa por aprender cosas nuevas preguntando por todo aquello que no entiende y le rodea (nuevas tecnologías y, cómo no, de cotilleos). Siempre se ha valido por sí misma hasta hace poco y desde ese momento lo ve todo como el fin. El no poder caminar, el no poder ver con claridad le angustia. Aunque lleva muchos años viviendo en Barcelona su cabeza continúa en Linás. Si antes de ir a dormir le hablas sobre Linás esa noche seguramente soñará con su pueblo, con todo aquello que hacía de joven, como ir de pastora con el ganado. Recuerda muchas cosas del pasado y algunas de ellas, como escuchar el paloteau, le dan mucha nostalgia".


Mi madre era María Oliván Otal, nacida en casa Sebastián de Yésero y mi padre Florencio López nacido en Basarán pero trasladado al poco tiempo a casa Mateo de Otal, donde vivió.

Éramos ocho hermanos pero todos murieron de pequeños excepto tres: Jacinta, diez años mayor que yo y Francisco, cinco años menor, ya fallecidos.

Un día que estaba limpiando la escuela en Otal vi a un chico que bajaba con unas alpargatas blancas y pregunté quién era. Me contestaron que era Antonio Villacampa Ramón, de casa Cucharas de Linás de Broto, y que estaba mirando machos para comprar. Él era cinco años mayor que yo, del 23 de febrero de 1905. Nos presentó Serafín de casa Melchor y nos casamos el 16 de julio de 1936 en Linás, pocos días antes de estallar la Guerra Civil española.

Cuando me trasladé a vivir a Linás, en casa Cucharas vivían los hermanos de Antonio: Amalia de 20 años, Sebastián de 23 años, Andrés, que moriría poco después en la guerra y un sobrino, Antoné de 9 años (José Antonio de casa Pelay). Los suegros habían fallecido.

Antes de casarme había estado únicamente una o dos veces antes en Linás. Para mí Linás era la gran ciudad. Vendían carne en casa Parache, y hasta escuchaban la radio. Cuando llegué a Linás a la única persona que conocía era a Elvira de casa Carrera, que había nacido en Yésero y nos habíamos visto varias veces allí, cuando visitaba a la familia.

El origen del nombre de casa Cucharas lo desconozco, sólo se que hacían zoquetas para segar.

En Linás nos dedicábamos al ganado. Teníamos vacas, cerdos, conejos, gallinas y ovejas.
En Otal teníamos ovejas y campos donde cultivábamos hierba y trigo con el que fabricábamos pan; parte lo vendíamos y parte lo utilizábamos como moneda de cambio. Íbamos al molino de Bergua a moler el trigo y tardábamos 3 horas caminando. También hacíamos queso. Una arroba de queso la intercambiamos por una arroba de aceite. En Yosa se producían buenas manzanas y las intercambiábamos por patatas.

En Bergua había un tendero que vendía tela y luego nosotros nos cosíamos la ropa y a veces la maestra de Basarán, por una pieza de pan hecho al horno, nos cosía una blusa.

Los zapatos los comprábamos en casa Sebastián de Biescas. Me acuerdo que un día llevé 11 docenas de huevos a Biescas y bajando por Gavin sólo se me rompió un huevo. Íbamos a Fiscal a comprar sal para el ganado. Qué piernas más fuertes tenía yo por entonces!

He tenido cuatro hijos. De mayor a menor son: Cochita, José, Andrés y Angelines, a los que crié y con los que he sido muy feliz.
La primera vez que bajé a Barcelona fue cuando Conchita dio a luz a Merche en 1967 y enfermó. Bajé en autocar y luego cogí un taxi hasta la dirección que me habían dado.
Poco después de morir mi esposo el 25 de noviembre de 1975 vendimos el ganado y el 3 de mayo de 1976 Pepito y yo bajamos a Barcelona a vivir a Cornellà de Llobregat, al lado de mi otro hijo Andrés.

Hoy estoy cansada, tal vez mañana te hable del paso a Francia. Estoy contenta de que mi nieta sepa entender la vejez y sepa escuchar mis recuerdos.


Lourdes Gil Villacampa


15 comentarios:

Anónimo dijo...

La señora Primitiva siempres ha sido una cocinera excepcional famosa por su guiso de conejo y su habilidad con el pan.

He recordado cosas de mi pueblo que tenía olvidadas. Gracias por tus palabras, espero que te recuperes pronto para vernos por Linás y seguir charlando.

Antonio Carrera

olga dijo...

Me has enseñado, entretenido y con eso me basta. Por ello quiero agradecerte tu tiempo y tus fuerzas con este comentario.

Estaremos encantados de leerte en el momento que quieras contarnos.

Cuidate mucho. Nos vemos en Linás.

Olga

unjubilado dijo...

Estas vivencias de personas mayores las leo con mucha atención, aunque yo solamente tengo mis recuerdos de Bailo con la siega, trilla, ir a cuidar el ganado, trabajar en el huerto de mis tíos... todo ello en mis "vacaciones veraniegas".
Un abrazo a tí y a Primitiva López.

Carlos dijo...

Pocas veces he leído algo tan detenidamente y con la boca medio abierta.... a la vez q me venían muchos recuerdos.... snif, q me he puesto sensiblón!
Gracias a todos por publicar esto!
Muacccs, agüeli!!!
Carlos (su nietecico!)

Mati dijo...

Se me han puesto los pelos de punta leyendo el relato. Lourdes, estas haciendo un trabajo excelente, espero que puedas seguir deleitando nuestra lectura con más historias que pueda contar la Sra Primitiva. Darle un beso de mi parte.
Mati

Anónimo dijo...

Hola. soy Sara de Casa Rivera. Tan sólo quería felicitaros por el blog y por el articulo de la Sra.Primitiva. La verdad, me ha recordado historias y vivencias q siempre me contaba mi abuelo y sino me falla la memoria creo q el año que ellos se fueron a Barcelona cerraron el Colegio en Linás. Uff cuanto tiempo ha pasado...
Besitos

Anónimo dijo...

Un orgullo tener una vecina como la Señora Primitiva. Siempre la recordaré junto a mi abuela, y la paciencia que tenía cuando ella no le oia!! Me encantaba verlas juntas.Ójala pueda contarnos cientos de historias más.

Gracias por este blog, haceis un trabajo magnifico.

Maria José de Ramón Pérez

Anónimo dijo...

Por casualidad mirando cosas de Yésero,me ha salido de golpe Primitiva López, se me han habierto unos ojos como platos, han pasado varias horas y sigo estando emocionada,con la piel da gallina,soy hija de Joaquín López de Casa Coix de Yésero.Estoy muy orgullosa de mis raices y mis apellidos López Morlans. Primitiva sigue luchando y que vivas muchos años. Un beso para todos vosotros.Pili López.

Raquel Martinez dijo...

Es un gustazo poder estar en contacto con gente y lugares que tanto quiero. Muchas gracias Olga por abrir este blog y un abrazo muy especial desde Holanda para la señora Primitiva y sus nietos!!
Raquel

Marcos dijo...

Gracias primita Olga por la historia de Tia Primitiva, me ha emocionado y todo desde el otro lado del Charco. Recuerdale que aún le tengo que bajar un trozo de cielo de Otal. Recuerdos a todos y un beso a tia. MARCOS L. D. Casa Samper

Anónimo dijo...

El día que encontré (por Casualidad la vida de la tía Primitiva en la página, fué un día mágico, me hizo mucha ilusión, me senti muy identifica, eran mis origines también.
Hoy cuando me enterado de que ya no está entre nosotros, me he puesto muy muy triste.
Un beso muy fuerte para toda la familia.
Pili López.

Anónimo dijo...

Aunque hace tiempo que ella no veia, siempre que yo hablaba me conocia a la primera, siempre preguntaba por mí y me tenía un gran aprecio, para mí fué una persona muy querida y en casa todos hemos sentido su pérdida.

Un beso allá donde estés Tía Primitiva.

Marina Domingo

Anónimo dijo...

Thanks for this post, I am considering talking about the same in my blog.

Anónimo dijo...

Good point, though sometimes it's hard to arrive to definite conclusions

Enrique Vidania dijo...

Quería preguntar a la Sra Primitiva , sí se acuerda que junto al molino de Bergua había un puente de piedra para cruzar el barranco de Forcos para subir a Bergua y sí conoce cómo se derrumbo .